BLOG

Por: Padre Alberto Ignacio González

************************************

Vigilia Pascual: Gen 1, 1 – 2, 2; Sal 104; Ex 14, 15 – 15, 1; Ex 15, 1-2.3-4.5-6.17-18; Is 54, 5-14; Sal 30; Rm 6, 3-11; Sal 118; Mt 28, 1-10.


El Mariscal de Campo de los Tampa Bay Buccaneers en el fútbol de la NFL, Tom Brady, actualmente ha ganado 7 trofeos de campeonato en 20 temporadas. Aunque es considerado el mejor de todos los tiempos, hace 20 años los escuchas no le veían posibilidades de éxito en la liga y fue elegido en el turno #199 de la Sexta Ronda del Sorteo de Novatos. Para Brady esto le sirve de motivación para seguir cosechando éxitos en la Liga. Solo se necesita memoria histórica.


Isaías hoy profetiza un oráculo que contiene memoria histórica. El Profeta recuerda la promesa que Dios le hizo a Noé que no volverá a desatar su ira contra la humanidad con las aguas del diluvio. Su referencia viene con la intención de explicarle al Pueblo de Israel el alcance que tiene el amor misericordioso de Dios, un amor íntimo, amable y eterno. Dios siempre está dispuesto a renovar su alianza con el Pueblo. Dios originalmente establece una alianza y la renueva a lo largo de la Historia de Salvación.

Con ese mismo amor íntimo y amable, Dios crea a la persona humana a su imagen y semejanza. Esto significa que la persona humana tiene la capacidad de actuar por voluntad propia, tiene la capacidad de relacionarse con Dios y con la creación, además de tener dominio de las demás criaturas. Por eso Dios, en el relato de la creación, los nombra custodios de su creación. Creación que muestra la trascendencia de Dios y la hace perfecta.

Esa trascendencia de Dios es además mostrada cuando libera al Pueblo de Israel de Egipto, a través de las aguas del Mar Rojo. El poder de Dios no solo se muestra con las instrucciones específicas que le da a Moisés, sino con el ángel que lidera al Pueblo hacia el mar y en la nube que los protégé de aquellos que los persiguen. No hay duda que Dios tomó control de toda la situación y es el único que puede proteger a su Pueblo aunque sea en la propia tierra del faraón y contra su propio ejército.

Por ese mismo amor a toda su creación, hoy Cristo mismo resucita de entre los muertos y nos convierte a todos en nueva creación. Por eso Pablo hoy le recuerda a los romanos la participación de la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo que se da por las aguas del bautismo. Esto es signo de una nueva vida y por eso nos invita a renunciar a la antigüa vida del pecado y abrazar la nueva vida de la gracia de Dios con el crecimiento de las virtudes.

Hoy renovamos nuestras promesas bautismales. Es el día de nuestra propia memoria histórica del día de nuestra Pascua, día en que participamos de la muerte el pecado y resucitamos a la vida de la gracia de Dios. Nunca olvidemos la historia de Dios, que es la historia de su amor por nosotros, una historia marcada de misericordia y redención. No olvidemos que por las aguas del bautismo esa también es nuestra historia y que nuestra historia nos sirva de motivación para seguir creciendo en la gracia de Dios.